jueves, 17 de enero de 2013

CALABACINES DE MI MADRE

Con cuatro ingredientes podemos tener una cena espectacular. Esta receta es de mi madre, la hace desde que yo recuerdo y está buenísima, qué voy a decir yo...más ahora que vivo de nuevo en su casa, jajaaaaaaaaaaaa. En serio, hay que probarla.

Ahora no puedo cocinar más que pequeñas cosas frías, ya que no tengo mi cocinita adaptada, pero hoy me ha animado a publicar Elena Zulueta, del blog Cuatro Especias y aquí estoy, haciéndole caso y dedicándole esta receta a ella.

La verdura me ha gustado siempre y, según algunos, parece que me alimento solo a base de productos verdes. Lógicamente, no es así, pero procuro que todos los días haya en la mesa una ensalada, un acompañamiento de verdura, un caldo de judías verdes -tan simple y sencillo como eso para llenarse de vitaminas- o un plato como tal de la huerta. Hoy le ha tocado el turno al calabacín, que se suele preparar en crema, rellenos o a la plancha. Mi madre los hace rellenos, pero esta receta es especial, siempre le decimos que la prepare, que haga calabacines machacados -no sabemos cómo llamarlo- y ella, qué remedio, accede para complecer a sus polluelos, jajaaaaaaaaa, muy grandes ya, pero polluelos al fin y al cabo.

Vamos con ella.



CALABACINES DE MI MADRE
Ingredientes.
- 4 calabacines.
- 2 cebollas.
- 3 ajos.
- Aceite de oliva virgen extra.

Elaboración.
1º.- Pelamos y picamos los ajos.
2º.- Pelamos y picamos finamente las cebollas.
3º.- Pelamos y cortamos en dados los calabacines.
4º.- Rehogamos en una sartén caliente con un fondo de aceite de oliva virgen extra las cebollas y los ajos hasta que estén a medio hacer.
5º.- En ese momento, incorporamos los calabacines y lo rehogamos hasta que se quede blandito y deshecho. Remover de vez en cuando para que no se pegue.
6º.- Servir caliente.



En casa no cocinamos con sal, así que ese punto os lo dejo a vuestro gusto.

Como últimamente estoy muy panera de pensamiento -que después casi ni lo como-, para esta receta también es imprescindible. De hecho, a mí me gusta comerla a sopones, disfrutando... xDDD

miércoles, 9 de enero de 2013

SOLOMILLO CON SALSA DE MOSTAZA


Año nuevo, receta apetitosa.

Es la entrada número 100 de Los deseos del Paladar y para celebrarlo, hoy he traido una receta que ha estado en nuestra mesa de Navidad. Quien ha cocinado no he sido yo, esta vez me he limitado a mirar, a oler y a degustar lo que salía de mi cocina y le he dejado los fogones a mi hermano, un apasionado de las especias y de los sabores picantes, casi tanto como de la música.

En especial de un grupo madrileño que está dando muchas satisfacciones, Laguna, y no solo porque sea el manager, sino porque suenan muy bien, que yo misma tuve la suerte de oírles en directo este verano y lo sé de buena tinta. Si os gusta este estilo de música os he dejado un enlace para que les podáis seguir.

Vamos con la receta.


SOLOMILLO CON SALSA DE MOSTAZA
Ingredientes.
-  4 solomillos de cerdo.
- 3 cebollas.
- Mostaza.
- Miel.
- Aceite de oliva virgen extra.
- Agua o caldo de carne.
- Harina.

Elaboración.
1º.- Cortamos los solomillos en rodajas no muy gruesas. En esta ocasión se lo dije al carnicero y nos lo preparó a las mil maravillas.
2º.- Pasamos las rodajitas de carne por harina y las freímos en aceite bien caliente. Reservamos.
3º.- Pelamos y picamos las cebollas en juliana fina y las pochamos en un fondo de aceite caliente hasta que se queden casi transparentes.
4º.- Agregamos miel y mostaza en proporciones iguales y lo removemos todo bien para que se vaya formando la salsa.
5º.- Regamos con un vaso de agua y dejamos reducir la salsa hasta que adquiera la textura que más nos guste.
6º.- Disponemos la carne dentro de la salsa y lo dejamos cocer durante 5 minutos en conjunto para que se integren todos los sabores.
7º.- Servimos bien caliente.





No te olvides del pan porque dejarás el plato más limpio que recién salido del lavavajillas.   xDD