domingo, 25 de marzo de 2012

TORRIJAS

Esta entrada tenía que haber  empezado de la siguiente manera:
 
Whole kitchen en su Propuesta Dulce para el mes de Marzo nos invita a preparar un clásico de la gastronomía española, Torrijas

Hoy va a ser una entrada rápida, rapidísima. Tengo mil cosas que hacer antes de irme a Madrid el martes y por más que quiero estirar las horas, no puedo. Encima, me quitan una y muy cotizada, de las de sueñito rico, en la cama y tapada hasta las orejas, que es como a mí me gusta.

El año pasado hice torrijas con pan de molde y chocolate en la leche, pero este año las he hecho a la manera tradicional, con su leche, su canela y sus cáscaras de naranja y limón. Además, como nos vamos, hice la muestra, para que no sobren y no me tenga que llevar las torrijas en un tupper para el viaje.

Pero me fue imposible conectar el día de la publicación, no conseguimos internet en el hospital así que, como salieron muy buenas,  os las pongo hoy para relamerme de nuevo.

Vamos con la receta.

TORRIJAS
Ingredientes.
- 5 rebanadas de pan especial para torrijas.
- Medio litro de leche entera.
- 1 rama de canela.
- La cáscara de una naranja y de un limón.
- 1 huevo.
- Aceite para freír.
- Azúcar y canela en polvo.

Elaboración. 
1º- Lavamos muy bien la naranja y el limón. Los pelamos y, en este caso, guardamos el fruto y utilizamos la cáscara.
2º- En un cazo echamos la leche, la rama de canela y las cáscaras de naranja y limón. Infusionamos la mezcla y cuando haya cogido todo el gusto de los ingredientes, apartamos del fuego, sacamos la canela y las cáscaras y reservamos hasta que se enfríe un poco.
3º- Cortamos las rebanadas de nuestro pan, que será del día anterior.
4º.- Introducimos las rebanadas en la leche, esperamos a que se empapen bien y las sacamos, apretándolas un poco para eliminar el excedente de leche. Yo lo hice colocando una espumadera sobre el cazo, apoyada en él. Ponía de una en una las rebanadas sobre la espumadera y apretaba un poco el pan con la ayuda de un tenedor.
5º- Cascamos el huevo y lo batimos. Calentamos el aceite en una sartén.
6º- Pasamos las rebanadas empapadas en leche por el huevo batido y freímos. Se hacen muy rápido.
7º- Sacamos las torrijas y las reservamos sobre un papel absorbente para que eliminen el exceso de aceite.
8º- Antes de servir, las rebozamos por una mezcla de azúcar y canela.

Y...lo mejor de todo, además de darle el mordisquito para la foto, no dejar nada de azúcar en el plato...ummmm







martes, 20 de marzo de 2012

Yogurt cítrico con frutos secos

Grabando y... acción.

Desde hoy, en las recetas más fáciles, nos vamos a ver las caras.

A partir de ahora vamos a presentar una serie de recetas sencillas, muy sencillas, para quedar bien en cualquier situación o para darnos un gusto al cuerpo, que nunca viene mal. Siempre me pasa, no sé a vosotros, que cuando tengo invitados empiezo programando un menú que ni de boda y con el tiempo, las prisas y todo lo que se junta en esas ocasiones, se va desinflando y se queda en unos entrantes, un plato principal y un postre.

Realizar un plato estupendo con las cosas que hay por la despensa va a ser la línea central de esta sección.

Para empezar hemos elegido algo dulce, un postre, y es que terminar una comida sin él no es de recibo.


YOGURT CÍTRICO CON FRUTOS SECOS.
Ingredientes.
- 4 yogures naturales cremosos.
- Ralladura de limón y de naranja.
- Pistachos.

Elaboración.
1º- Removemos los yogures y los vertemos en unos vasitos.
2º- Lavamos muy bien la naranja y el limón. Rallamos su cáscara.
3º- Abrimos los pistachos y los machacamos, sin mucho cuidado de si nos quedan trozos más grandes o más pequeños.
4º- Decoramos los yogures con la ralladura y los frutos secos.

Listos para servir.

¿Lo queréis ver? Aquí está, nuestra primera receta en video.

domingo, 18 de marzo de 2012

LASAGNA

Whole kitchen en su Propuesta Salada para el mes de marzo nos invita a preparar un plato clásico de la cocina italiana: Lasaña 

Este plato me encanta y según se iba haciendo en el horno, mi estómago reclamaba su ración. No lo suelo hacer muy a menudo por todas las cosas que hay que poner por medio, pero la verdad es que merece la pena.

Alguna lasagna tengo publicada en el blog,como la de pollo o la de jamón, incluso una de ensaladilla, pero no la clásica y creo que, aunque era mi intención, hoy tampoco la vamos a tener. Eso sí, clásica o con diferencias, estaba buenísima. 

La hice a mi manera porque la receta ofrecida en el Círculo  tenía ingredientes que no utilizamos en casa, como el hígado o las setas secas. Al final, lo que ha salido es lo que sigue.


LASAGNA
Ingredientes.
- 8 planchas de pasta para lasagna del Pavo, de las que no hay que cocer.
- 500 gramos de carne picada mixta.
- 2 ajos.
- Media cebolla.
- Medio vaso de vino tinto, en este caso Abadía Mantrús.
- Zanahorias y guisantes en conserva, con su caldito.
- Albahaca.
- Comino.
- Pimentón dulce.
- 2 cucharadas de tomate frito.
- AOVE
Para la bechamel.
- Medio litro de leche.
- 4 pimientos del piquillo.
- Nuez moscada.
- Sal.
- Harina.
- AOVE
Elaboración.
- Pelamos y cortamos los ajos y la cebolla en trocitos pequeños y los rehogamos en una sartén con aceite caliente.
2º- Agregamos la carne picada y la rehogamos bien.
3º- Incorporamos el vino tinto y dejamos que cueza para que se evapore el alcohol.
4º- Pòr último, echamos el tomate frito, la zanahoria con los guisantes y las especias. Dejamos a fuego medio hasta que reduzca la salsa a la mitad.
5º- Por otro lado, vamos a hacer la bechamel. Trituramos 4 pimientos del piquillo en un vaso de leche y reservamos. Mientras, en una sartén calentamos un poco de aceite y rehogamos en él la misma cantidad de harina. Cuando esté listo, regamos con la leche de los pimientos y agregamos un vaso más de leche. Cocemos a fuego medio removiendo constantemente para que no se agarre. Echamos nuez moscada y un poquito de sal. Esperamos a que espese al gusto.
6º- Empezamos a montar nuestro plato. En el fondo de la fuente que llevaremos al horno, vamos a poner una capa de bechamel y sobre ella, 2 placas de pasta. Encima de ésta pondremos una capa de relleno.
7º- Repetimos el paso anterior de alternar pasta y relleno hasta que queramos o hasta que nuestro molde esté casi lleno. Recuerda que hay que dejar un poco de espacio para la bechamel final.
8º- Por último, napamos todo con nuestra bechamel de pimientos del piquillo y espolvoreamos un poco de queso rallado por encima.
9º- Llevamos la fuente al horno, previamente precalentado a 190ºC, durante 15 minutos.

Listo para servir.




Notas
He utilizado pasta de la que llaman fácil, pues no hay que cocerla. Nunca la había utilizado y queda muy bien. Te dan dos opciones en las instrucciones, las puedes poner en remojo durante 20 minutos en agua caliente o meterlas tal cual en el horno con suficiente salsa como para que siempre tenga humedad. Yo opté por esta última y le eché salsa de más y me quedó muy líquida, cosas de novatos. Eso sí, con una salsita estupenda para el pan.

La bechamel de piquillos la he tomado prestada de Toñi, y tengo que decir que ... madre mía del amor hermoso cómo está la bechamel, de pecado, tanto que ni con 500 rosarios te perdona nadie.

 
 


jueves, 15 de marzo de 2012

#diadelsuperbocata UNOS ROTOS, POR FAVOR

Sí, ya ha llegado. Por fín es el día de uno de los alimentos más populares, el bocadillo en cualquiera de sus variantes.

De pequeña me tenían que obligar a comerlos y no porque no me gustaran, sino porque yo era muy estricta conmigo misma y si decía que no comía algo -porque engordaba o por lo que fuera-, ya podías hacer el pino puente que la niña no se lo comía. Claro, que para todo hay excepciones...

Había excepciones para los bocadillos de mi abuela, esas medias barras rellenas de tortilla de patatas, para los de pringá con carne, chorizo y tocino del cocido, para los filetes en salsa metiditos en pan y también para las rebanaditas que me preparaba con una lonchita de embutido, cada una distinta...ummmmm. Ains

Ahora ya no soy tan seria conmigo, me dejo llevar un poco más, creo, aunque he vuelto un poco a las andadas. Hoy por hoy, y mi madre lo sabe y se aprovecha no sabéis cómo ni cuánto, el único bocadillo al que no me resisto es al de salchichón, me pirra y me da igual el tipo que sea, aunque al ibérico le haga ojitos, no soy rarita yo para el pedigree de este manjar.

El bocata que he elegido es uno de los que se come en Logroño, en la famosísima Calle Laurel, sí, a esa que nosotros nunca vamos por tiempo, perras y cansancio. El caso es que de alguna manera hay que darse el mismo gustazo, pero en casa. 

Para cenar no solemos hacer platos muy complicados, un pescado a la plancha, un sandwich, algo de leche o unas tortillas o revueltos son nuestros preferidos. El problema es que las tortillas de patata son un poco rollo por tener que darles la vuelta y terminamos haciendo revuelto de papas con huevo, cebolla y algún ingrediente extra.

Esa es la base de nuestro bocata, una tortilla de patatas rota y decorada metida en un pan. Ese es un pincho que aquí se llama LOS ROTOS.

No me ha dado tiempo de hacer el pan caserito, pero tengo una receta de unos bollitos que le irían genial. Para esta vez, compré unos bollitos redondos de los del Mercadona, son miu blandos y tienen muy poca corteza.

Y ya vale de cháchara y vamos con la receta.

ROTOS
Ingredientes- para 2 personas-
- 2 huevos.
- 1 patata.
- Media cebolla.
- Jamón York, al gusto.
- 1 loncha de queso cremoso.
- 2 bollitos de pan.
- 1 chorrito de leche.
- AOVE.

Elaboración.
1º.- Cortamos una de las puntas del pan y lo vaciamos de miga.

2º- Empezamos pelando, lavando y cortando la patata como para una tortilla española, en lasquitas no muy gruesas.
3º- Pelamos la cebolla y la cortamos en juliana.
4º- En una sartén con aceite bien caliente freímos la patata y la cebolla.
5º- Retiramos del fuego y le quitamos el exceso de aceite.
6º- Volcamos en la sartén de nuevo las patatas y la cebolla ya fritas, el jamón cortado en trocitos, los huevos, el queso y el chorrito de leche. Removemos bien.
7º- Cuajamos el revuelto, pero sólo un poco, ya que tiene que quedar algo líquida para que empape el pan.
8º- Retiramos del fuego y rellenamos nuestros bollitos.




Listos para comer y...cuidado, que hay peligro de mancharse.

A las puntitas del pan les hice también su tratamiento, las rellené de tapenade y de tomatitos cherry cortados en trocitos. Otra delicia y... en segundos.


miércoles, 14 de marzo de 2012

ARROZ CON ESCALIVADA

¿No sabes qué hacer hoy para comer?

Elige algo sencillo y que esté listo en 30 minutos, así puedes disfrutar del día, que está estupendo. Me gusta cocinar, no lo vamos a negar, pero hay días y semanas y meses que no apetece nada, pero como comer hay que comer y no, no vale el echarse al cuerpo un trozo de pan con lo primero que le llegue dentro cada día, pues hay que estar entre fogones.

En esta casa si no hay arroz, sé de uno que se va. De hecho ya se lo está planteando, pero como hoy vamos a comer su arrocito, se quedará unos días más. A mí me apetecen ensaladas -de arroz también, de lechugas, de legumbres, de patatas, de todo-, y a él chicha, qué le vamos a hacer.

La receta de hoy se hace en un momento porque para todo hay truco, claro, ya que sin él, tardaríamos bastante más. Desde Universo Sibarita me llegó un bote de escalivada y es el que utilicé aquí. Las opciones eran pocas, o me lo comía yo sola o lo disfrazaba para que fuera plato común y como me gusta probar para conocer reacciones, pues...probé. El arroz tiene un poder mágico que envuelve todo lo que le pongas y lo hace rico. 



Para los que nos gustan las verduras, esta conserva está genial y realizada con aceite de oliva virgen, que es lo primero que miro. Vienen unas buenas tiras de berenjena, de pimiento y de cebolla y me parece una buena opción si no tenéis tiempo para prepararla o por si lo necesitas para complementar una receta.


ARROZ CON ESCALIVADA
Ingredientes.
- 1 bote de escalivada en conserva El Almanaque, de Universo Sibarita.
- Arroz.
- 2 ajos.
- Dos cucharadas de tomate frito.
- Romero.
- AOVE.
- Caldo de verduras.

Elaboración.
1º- Pelamos y picamos los ajos. 
2º- Calentamos en una sartén unas dos cucharadas de AOVE y le agregamos los ajos picados. Rehogamos hasta que empiecen a coger color.
3º- Abrimos la escalivada, la picamos y la añadimos a la sartén, junto a la salsa de tomate y el romero. Rehogamos todo durante 3 minutos.
4º- Incorporamos el arroz y le damos unas vueltas para que se impregne del aceite y de los sabores. 
5º- Regamos con doble cantidad de caldo que de arroz y dejamos cociendo durante 20 minutos, vigilando de que no se quede sin caldo y el grano se haga por completo.
6º- Servir caliente.


Notas

Como se puede ver, no pongo cantidades, en casa cocinamos para dos personas y el arroz siempre lo hago a ojo; si sobra una ración, siempre hay quien se la coma al día siguiente. 

Me gusta tener caldo de verduras congelado para estas ocasiones, lo saco la noche antes y lo dejo en la nevera para que vaya descongelándose. Lo podéis hacer de judias verdes, de alcachofas o de lo que queráis, de puerros y cebolla o mezclarlos todos. El arroz quedará mucho más sabroso que si lo hacemos sólo con agua.

Cada marca de arroz es diferente y los tiempos de cocción cambian. Lo importante es estar pendiente para que no se nos quede crudo y echar líquido antes de que se consuma del todo el anterior, porque así conseguimos que no se agarre.

Al final de la cocción, cuando ya está todo hecho y aun queda algo de caldo, me gusta removerlo, como si de un falso risotto se tratara, para que quede más ligado.