viernes, 25 de noviembre de 2011

MASA SABLÉ. GALLETITAS

Mis primeras galletas...una semana desde que compré la harina -que ya no tenía ni pizca- y yo sin atreverme a meterles mano. Al final las hice ayer por la tarde, para ver si se me quitaba el dolor de cabeza, y para ser la primera vez que en esta casa se degustan unas maravillosas galletas caseras...no han quedado muy malotas, que diría mi madre.

Whole Kitchen en su Propuesta Dulce para el mes de noviembre nos invita a preparar un masa básica en pastelería: pasta sablé
 
 
Esta mañana me he levantado con el espíritu más aniñado que de costumbre y lo primero que he hecho, con la luz apagada de la cocina, ha sido hacerme con una hojita de papel y unas tijeras y diseñar unos bonitos manteles como ese de la foto, y es que esta receta es perfecta para hacer si tienes niños en casa. Manchar, se van a manchar -me manché yo-, pero se lo van a pasar en grande metiendo las manos en la harina y luego, cuando estén horneadas, poniendo una mesa bonita.
 
Que levante la mano quien no haya hecho de pequeño estos manteles...
 
Tengo más masa en la nevera, esperándome para ir al horno, pero esta vez las haré más gorditas y las tendré menos tiempo en el horno para que queden más ricas aún. Se deshacen en la boca, son como las que venden alemanas, me han encantado.
 
GALLETAS DE PASTA SABLÉ.
Ingredientes.
- 100 gramos de harina.
- 67 gramos de mantequilla.
- 30 gramos de azúcar glas.
- Canela.
- Una pizca de sal.
 
Elaboración. 
En un bol mezclamos la mantequilla ablandada con el azúcar, la sal, la canela y la harina, que la iremos incorporando poco a poco y, cuando se convierta en una masita, la echamos en la encimera y la trabajamos ligeramente con las manos hasta hacer una bola con ella.
 
La cubrimos con papel film y la guardamos en la nevera durante 1 hora. 

Sacamos de la nevera, le quitamos el film y la estiramos con ayuda de un rodillo. Yo las dejé muy finitas, pero las siguientes serán más gruesas.



Precalentamos el horno a 170ºC y las metemos a cocer durante 10 minutos. Le podemos poner algo de peso y hornear a ciegas.
Sacamos tras esos 10 minutos de espera, que en esta casa se llevan muy mal y si no lo creéis...mirad,mirad...
 

...y servimos.



martes, 22 de noviembre de 2011

CUPCAKES SORPRESA

Gran parte de la mañana libre y, aunque publiqué ayer, tengo tantas recetas en la recámara que me apetece mucho compartirlas con todos vosotros.

Ayer fue el cumpleaños del pinche y se conoce que cociné para un regimiento y claro, hoy no tengo que encender un fuego para nada, aunque para calentar la casa no vendría mal, el cielo está gris y las terrazas se han llenado de  trozos de plástico que tapan las ropas mojadas de las posibles inclemencias del tiempo.
Tenía pensado hacer el postre de ayer, pero no me dio tiempo y terminé comprando una tarta de tiramisú helada en una tienda nueva, pequeña, a medio camino entre mi casa y la de mi suegra, que me sorprendió gratamente.

Aquí es muy conocida una pastelería concreta, una cadena que está por toda la ciudad, y creo que todo el mundo acude a ella para satisfacer los más íntimos deseos del paladar, pero, por lo general, a mí sus pasteles me saben a más de lo mismo, tienen buena presentación, pero me dejan un poco descafeinada. Por ello, en mi afán de encontrar una pastelería diferente, empecé por ahí. La tarta en cuestión, a la que no hice fotos porque nos pudo más la gula, es pequeñita, o al menos lo parece, ya que después de comerla creo que hubiese dado para 8 personas perfectamente, y nos deja ver todas sus capas de bizcocho y suave crema de mascarpone.

Prometo hacer una tarta de cumpleaños para ir practicando para el año que viene, pero mientras espera, a mi pinche le sorprendí con estos maravillosos cupcakes. Tan fantásticos, que fue nuestra cena una noche. Sí, no os sorprendáis, de vez en cuando nos permitimos estos lujos,cenar dulce...¿o eran salados?

Vosotros, ¿qué pensáis, de qué son estos cupcakes sorpresa?


Siiiiií, muy bien, son salados, y es que, cuando te lo ponen tan fácil, es un placer meterse en la cocina a elaborar recetillas tan bonitas como esta. De todos es conocido que me cuesta bastante pelar patatas y las razones no son otras que las formas tan caprichosas que adquieren algunas veces y que 1+1 en muchos casos no suman 2, es decir, tengo dos manitas, pero si sumamos lo que puede hacer cada una...no creo que en este caso llegue ni a una.

Tenía en casa un bote de patatas y cebolla ya preparada para hacer tortilla, de Universo Sibarita, muy práctico y cómodo para mí, que me ahorra mucho, muchísimo tiempo a la hora de preparar una tortilla de patatas. Sin bromas, os lo aseguro...el otro día comentando con el pinche el tema de hacer videos, le dije que me tenía que grabar pelando y cortando patatas y me dijo..."vamos a tener batería suficiente"...ains, no digo ná.
Vienen fritas en aceite de girasol, echo de menos el aceite de oliva virgen nuestro, pero tiene muy buen sabor.

Se me metió en la cabeza hacer cupcakes con lo que nos había sobrado y...aquí están.

CUPCAKES SORPRESA
Ingredientes.
- 3 huevos.
- Queso crema a las finas hierbas.
- Nueces, para decorar.

Elaboración.

Para empezar, vamos a eliminar todo el exceso de aceite que tienen las patatas y para ello, las vamos a pasar a un colador y las dejaremos un rato hasta que queden lo más secas posibles. 

En un bol batimos los huevos y le agregamos las patatas. 

Colocamos nuestros moldes de magdalenas de silicona en fila de a uno y a cada uno le ponemos dentro una cápsula de papel. Precalentamos el horno a 200ºC.

Rellenamos nuestros moldes y nos los llevamos al horno durante 6 minutos. Transcurrido ese tiempo, dejamos que se enfríen un poco y les quitamos el molde de silicona. Reservamos en un plato.


Para hacer el frosting de queso, muy sencillo también, rellenamos una manga pastelera o un fuelle de plástico y decoramos nuestros falsos cupcakes. 


Decoramos con unas nueces.





lunes, 21 de noviembre de 2011

Ya llegó mi AIG.

No lo había vivido nunca, en estos casi dos años no había podido participar porque siempre se me pasaba la fecha. Este año en cuanto lo vi, me apunté para que no me pasara lo mismo.

Mezcla de nervios e ilusión es lo que conlleva el AIG. Tras uno cuantos días de mirar por la ranura del buzón y no ver nada, un día me llaman al telefonillo y, como soy taaaaaaaan rápida para levantarme, se fue el cartero sin que yo llegara a la puerta. Yo pensaba que era una compañía de envíos a la que había llamado para mandarle unas cositas a mis padres y estuve un rato pensando mal sin razón. Cuando tengo que enviar algo y vienen a por el paquete, siempre advierto que voy en silla de ruedas, que tardo en llegar a la puerta y que me llamen antes para estar preparada, pero nunca lo hacen. Ese día, aunque no cuando yo pensaba, tampoco lo hicieron. 

Al bajar a por pan para terminarnos la rouille de la bullabesa, vi el papel en el buzón y ya no pude parar. Esa misma tarde arrastré a mi novio a correos que, aunque con elevador eléctrico, está un poco complicado para mí sola, e iba por el camino con una sonrisa de oreja a oreja y le decía a mi novio:
- No estás nervioso...
- No
Ains, qué incomprendida soy...

Cogemos el paquete, compramos unas cositas rápido, como nunca lo he hecho, y corriendo a casa para saber quién era mi AIG y, claro, qué había en el paquete.

Mi AIG se llama Mónica, del blog La cocina de Pancho y desde aquí le doy las gracias por tantos regalitos y por todo el trabajo que se ha tomado, venía todo muy envuelto -cosa que a mí me es muy, pero que muy complicada de hacer- y con un  gusto increíble. A mi novio, también te diré, le hiciste muy feliz con todo el plástico de bolitas porque le encanta explotarlas.

Os voy a poner todo lo que me envió Mónica, una pasada.

Como véis, una caja chulísima, que la voy a guardar en mi armario -cuando lo tengamos, claro-.


Una vista de todos los regalos juntitos.

Unas cucharitas medidoras, que me vendrán muy bien para mis recetas y además, coloridas, como a mi me gustan.

Una lata de ositos para guardar las primeras galletas que haga, que aún no me he estrenado.
Mónica, nuestra debilidad, unas trufitas de chocolate, de las que te aseguro que daremos muy buena cuenta.
Tres mangas de fuelle para decorar mis dulces. Ya lo he estrenado, no me he podido aguantar, son muy blanditas y, aunque todavía tengo que practicar para poder hacerlo con una mano, son una gozada.

Al pelo me vienen estos cortadores de galletas para el reto CWK de este mes. 
Una fondue con sus pinchitos, siempre he querido una, es preciosaaaaaaa.
Unas tazas decoradas para nuestros desayunos.

Mónica, muchísimas gracias por todos estos regalitos y por esa carta, usaré el teléfono, prometido.

Muchos besos para mi AIG.

viernes, 18 de noviembre de 2011

BULLABESA

Whole kitchen en su Propuesta Salada para el mes de noviembre nos invita a preparar un clásico de la cocina francesa: Bullabesa 

Anoche preparamos esta rica sopa de pescado que no había hecho nunca. Solemos comprar filetes de pescado para tener siempre en casa y lo hacemos a la plancha o en salsa, con ajito, cebolla y un pelín de harina para que la textura sea algo más espesa, pero así, nunca, y es una cena excelente.

En las instrucciones que nos dan en el foro no leí nada de conservar las verduras para comerlas, pero como es un buen método para introducirlas en el menú sin que las rechacen, las he pasado por la batidora y las he incorporado al caldo.

A esta cocina, ya sabéis que le faltan muchas cosas, cacharros, cosas bonitas para hacer las fotos, ingredientes, etc. El caso es que una de las cosas que nos faltaban era el azafrán, y el otro día nos llegó desde Universo Sibarita, un tarrito, de un gramo de pistilos delicados y preciosos, porque mira que son bonitos y qué buen sabor dan a las comidas... Por cierto, estoy enamorada de ese tarro, es chulísimo y me cabe perfectamente en la mano - que ya es complicado, porque las tengo muy pequeñas-.


Os pongo la receta que nos dieron en el foro, pues salvo pequeñas cosas, no cambié nada porque nunca había probado esta receta.
BULLABESA
Ingredientes
- 1 cebolla mediana picada
- 1 puerro grande picado
- Medio vaso de aceite de oliva
- 4 dientes de ajo aplastados
- 0,5 kg tomates troceados
- Un puñado de perejil
- 1 cucharita de albahaca
- 1 hoja de laurel
- 1 rama de hinojo
- 1 cucharita de azafrán del Jiloca
- 1 trocito de cáscara de naraja seca
- Cabezas de pescado, espinas y pieles. Cabezas de marisco.
- Sal y pimienta
- 2 litros y medio de agua
- Pescado surtido - yo he utilizado filetes de abadejo-.


Se sofríen la cebolla y el puerro en una olla con aceite de oliva durante unos 5 minutos hasta que estén transparentes.
Se añade el ajo y el tomate, se sube el fuego y se mantiene así unos 5 minutos. Pasado este tiempo se añaden el agua, las hierbas, la sal, la pimienta y el pescado, cabezas y espinas. Se pone a fuego medio durante unos 30-40 minutos, dejando que se cocina sin cubrir la olla en ningún momento.

Pasado este tiempo se cuela el caldo, presionando bien sobre espinas y pescado para que suelten bien el jugo. Se prueba de sal y se aparta en otra olla.

Se pone la olla con el caldo limpio a fuego medio y se añaden el resto de pescados y el marisco, se mantiene a ese fuego durante unos 20 minutos y tendremos nuestra sopa bullabesa lista. Se separa el pescado y el caldo. Serviremos inmediatamente acompañado de pan y de la salsa rouille o de alioli.

Salsa rouille.

Si la sopa está buena, la salsa rouille lo está aún más. Creo que me sirve para acompañar cualquier plato a partir de ahora, yo solita me comí dos panecillos, cuando nunca como pan.
No he tenido que tostar pan ni untarlo en ajo porque me acordé de  que en la despensa había un paquete de panecillos tostados al ajo y me han servido estupendamente.
A mí me ha salido con un sabor muy potente porque he utilizado aceite de oliva virgen extra y no precisamente del suave -me gusta el fuerte-, pero la próxima vez, en lugar de usar aceite de girasol, que es lo que ponía la receta, compraré aceite de oliva virgen extra suave.

 

Ingredientes
- 1 huevo
- aceite de oliva virgen extra
- 2 dientes de ajo pelados y sin centro
- Sal
- Pimiento rojo seco
- 2 cucharadas de caldo
- 2 rebanadas de pan duro
- Pimentón dulce
- 1 patata pequeña cocida (se pude cocer cuando hacemos el caldo)

Hacemos un alioli de forma tradicional con el huevo, aceite, sal y ajo. Una vez que lo tengamos listo, añadimos un pimiento rojo seco, el caldo, el pan duro, el pimentón y la patata; trituramos todo hasta obtener una salsa más bien cremosa. 


martes, 15 de noviembre de 2011

MERMELADA DE MANZANA Y CANELA

Nueva receta, hoy toca dulce...otra vez. Seguro que en mi casa se piensan que nos alimentamos a bollos y postres,pero prometo que no es así y que dejamos el horno en barbecho durante toda la semana.

Siempre me ha gustado el mundo de las mermeladas y más desde que no las como en el desayuno como tal, sino que las mezclo con salado y además, mi madre siempre me ha contado que mi abuela, de joven, hacía muchas y de muchos sabores y a mí me tentaba mucho ponerme a ello.

La culpa la tienen 3 manzanas que estaban a punto de pedir clemencia y tirarse del frutero hacia abajo para hacerse ver. Ainsssss, loooocas, se hubieran matado... Compré la canela, me informé aquí y allá y, aunque con tan magna cantidad de fruta no podía salir mucho, aún la estoy degustando.

Por cierto, saqué un mini tarrito en la cena que tuve con los amigos y les gustó mucho, así que no es sólo amor de madre.

Las cantidades de los ingredientes os las voy a poner en base a un kilo de manzanas y después, que cada uno haga sus cuentas para lo que tenga por casa.



MERMELADA DE MANZANA Y CANELA
Ingredientes
- 1 Kilo de manzanas reinetas (pesadas ya peladas)
- 1 zumo de limón
- 300 gr. azúcar morena
- 1 palito de canela en rama
- 1 vaso de agua

Elaboración
Es sencilla a rabiar. Yo tengo pinche, porque tengo mucho morro y poco tiempo y si me pongo a pelar las manzanas, seguro que me dan las uvas -literal, os lo aseguro-, pero vosotros las vais a tener que pelar y descorazonar.

Esas mondas y corazones no las tiramos, pues con ellas y el vaso de agua vamos a preparar un jarabe estupendo para nuestra preparación.
Picad bien las manzanas - yo lo hice, ya sin pinche, en trocitos muy pequeños para que después pasaran desapercibidos- y echadlas en el cazo del almíbar, junto con el resto de ingredientes y ponedlo a cocer a fuego o potencia media. Removed de vez en cuando para evitar que se agarre y así, a la vez, rompéis más la manzana.


Cuando tenga la consistencia que os guste, la pasáis a los tarros -ya esterilizados-, apretáis bien para evitar que se formen burbujas de aire y tapáis. 

Buscando la manera de que se me conservara bien, mezclé el cocer los botes ya llenos durante 30 minutos, que es lo que hace mi suegra, con el tenerlos después boca abajo para hacer el vacío, que es lo que he leído en varios de vuestros blogs. La verdad es que se ha conservado muy bien.





Y si queréis ver cómo me he puesto...os dejo algunas fotos como muestra.




viernes, 11 de noviembre de 2011

FRUTOS SECOS Y LÁMINA DE CHOCOLATE SOBRE ESPUMA DE NUECES Y BIZCOCHO...

...O DECONSTRUCCIÓN DEL BROWNIE TRADICIONAL.


Sí, hoy ha quedado instaurado en Twitter el Día del Brownie (#diadelbrownie), por los productores de la Megagalleta y claro, esas ideas corren más que la pólvora y la verdad, si no me apunto, reviento. 

Desde que empecé a pensar en qué receta de brownie iba a hacer, me rondaba las ganas de hacer algo diferente con los mismos ingredientes y, por supuesto, con la receta básica de este postre, eso sí, sin frutos secos, ya que están ubicados en otro sitio. 

En casa nos ha gustado su sabor, además me resulta menos empalagoso y más sencillo de degustar sin morir en el intento con un ataque de azúcar o de chocolate,  aunque todavía me están llamando pija por no haber realizado algo tradicional.

La verdad es que para lo poco que hemos comido, hemos estado mucho rato en la cocina, pero ha merecido la pena, así que vamos con los pasos.

FRUTOS SECOS Y  LÁMINA DE CHOCOLATE SOBRE ESPUMA DE NUECES Y BIZCOCHO
Ingredientes.
Para el bizcocho.
- 100 g de chocolate blanco.
- 75 g de azúcar.
- 1 huevo.
- 50 g de mantequilla.
- 35 g de harina.
- Medio sobre de levadura royal.
- Un pellizco de sal.
- 1 cucharadita de nata líquida.
Para la espuma de nueces.
- 65 ml de nata líquida.
- 1 yema de huevo.
- 30 g de nueces.
- Un chorrito de miel.
- 1 trocito de cáscara de limón.
- 30 g de azúcar glass.
Para la lámina de chocolate.
- 3 cuadraditos de chocolate negro de cobertura.
- 1 nuez.

Elaboración.
Empecemos por el bizcocho.
Batimos el huevo junto con el azúcar y mientras, derretimos en el microondas el chocolate con la mantequilla, con cuidado de no pasarnos con el tiempo, es mejor hacerlo de poco en poco.. A continuación, mezclamos las dos cosas y le incorporamos, con la ayuda de un colador para evitar así los grumos, la harina, la levadura y la sal.
Mezclamos bien todo hasta que no quede ningún grumo.
Engrasamos nuestro molde y lo llevamos al horno, previamente calentado a 180ºC, unos 10 minutos o hasta que al pincharlo, nuestra aguja salga limpia. 
Como novedad, este bizcocho nos puede salir feo, deformado, más alto por un lado que por el otro, da igual, y os preguntaréis que por qué... pues porque lo vamos a desmigar. Sí, podemos descargar todo nuestro stress y nuestra rabia en él y no paréis hasta que quede hecho migas.



Para la espuma de nuez. Vamos a hacer un caramelo con un poco de agua, miel y la cáscara del limón, cortada en trocitos. Lo retiraremos del fuego cuando se empiece a caramelizar. Dejamos enfriar y reservamos.
Montamos la yema de huevo con la mitad del azúcar y la nata con la otra mitad. Las juntamos y le incorporamos el caramelo y las nueces picadas. Batimos bien para que coja aire y lo guardamos en el congelador hasta la hora de servir para que coja cuerpo.

Para hacer la lámina de chocolate, derretimos nuestras onzas en el microondas y cuando esté deshecho, lo estiramos sobre papel de horno y le colocamos encima un trozo de nuez por comensal. Dejamos enfriar para que se endurezca y después cortamos en trozos.


Para el montaje.
Yo lo he presentado en unas cucharillas que justo he comprado hoy, después de estar buscándolas una semana.
En el fondo he puesto las migas de brownie; sobre ellas, la espuma de nuez y clavada en la cima -aunque luego se han ido deslizando, que todo hay que decirlo, las láminas de chocolate.




Nota -- Mis cantidades están calculadas para dos personas, aunque después hice postres más pequeños para la presentación. Si queréis hacerlo para más personas, tan sólo tendréis que multiplicar.


martes, 8 de noviembre de 2011

SECRETO CON NARANJA Y MIEL

Quisiera empezar esta entrada diciendo..."tengo una mesa y le doy uso". Sí, después de un año y algo sin mesa de comedor, ese hueco destinado a ella está ocupado por un artilugio de cuatro patas con tablero que, en las ocasiones especiales y cuando hay mucha gente, se despliega.

Este fin de semana hemos tenido una cena, la primera, con los amigos y después de cambiar el menú mil veces, me decidí por uno. 

El plato principal, que es el que traigo hoy, ya lo habíamos probado en casa y lo saqué de El Comidista, una receta sencilla y muy rica que yo hago a mi manera porque después siempre se me olvida algún paso de los que hace Mikel Iturriaga. A decir verdad, es más una inspiración que una copia, pero su sabor es excelente.

Sólo os puedo mostrar una foto; no me dio tiempo a hacerle más porque cuando me di cuenta, ya se había terminado, no dejamos ni las migas.


SECRETO CON NARANJA Y MIEL.
Ingredientes.
- 4 piezas de secreto -vienen a pesar un kilo y medio y da para 6 personas -.
- El zumo de 3 naranjas.
- Romero.
- 3 cucharadas de miel.
- Aceite de oliva virgen extra.

Elaboración.
Precalentar el horno a 160ºC. En casa lo hacemos, la verdad y lo confieso, sin precalentar, ya que me resulta muy complicado ir con sumo cuidado para no quemarme, pero la carne me queda estupenda.
En una sartén con un poco de AOVE sellamos los trozos de carne - yo le pedí al carnicero que me hiciera tiras gruesas para poder manejarlas bien- y cuando estén, las pasamos a una fuente refractaria.

Si queréis, es el momento de salar la carne, aunque no lo puse como ingrediente porque esta es una casa sin sal, pero con mucho salero,ehhh. 

En esa misma sartén, desglasamos con el zumo de naranja, es decir, despegamos todos esos juguitos que se han quedado en las paredes y los aprovechamos para enriquecer la salsa. Añadimos la miel y el romero y lo dejamos cocer hasta que coja algo de cuerpo. Esta salsa la volcamos en la fuente.

Lo llevamos todo al horno, con calor arriba y abajo, y lo dejamos que se cocine, sin subir la temperatura, durante 45 minutos.
Nota - Si se os queda sin salsa y se os quedan los filos de la carne tostaditos, no os apenéis, esos filos caramelizados están buenísimos.

miércoles, 2 de noviembre de 2011

Premio Muy de Miguel

Esta entrada va a ser diferente, no he cocinado nada y, sin embargo, tengo muchos platos que presentaros. Una mañana tranquila en casa me puse a curiosear por las redes sociales y la empresa Muy de Miguel estaba haciendo un corcurso en Twitter; tan solo por decir lo que se tenía de menú ese día entrabas en sorteo de un lote de productos gourmet. 
Y me tocó!!!
La verdad es que nunca había probado nada de una tienda de estas características, pero hay que decir que estaba muy bueno todo. Como sabéis este es un blog hecho por y para las personas con discapacidad, diversidad funcional o como quiera que quieran llamarse, que esto es un lío y las susceptibilidades están a flor de piel. Yo, a mí misma, me llamo coja, que es más corto y se entiende muy bien. El caso es que dentro de este ámbito, estos productos vienen muy bien porque te da la posibilidad de tener siempre la comida hecha sin tener que pelar, cortar y cocinar.
Cada vez son más las personas que, gracias a la figura del asistente personal, se pueden independizar sin necesidad de tener la capacidad de hacérselo todo por uno mismo y por eso, los platos que ya vienen preparados son una excelente opción para el día a día o para cuando se celebra algo en casa y son varios los invitados. Sin manchar, el menú preparado y lo más importante, de una calidad excelente.
Recomendados al 100%.
Hago especial mención a las personas con discapacidad pero, por supuesto, se hace extensible a todo aquel que lea el blog porque a nadie le amarga un dulce y encontrarse con todo hecho el día que más prisa tenemos es una suerte, ¿verdad?.
Los productos que me enviaron son los siguientes:



- Alcachofas rellenas con salsa bechamel.

- Arroz negro con chipirones.

- Arroz de la huerta con pollo.

- Carrillera de ternera al vino tinto.

- Judiones de la granja.

- Jamoncitos de pollo de corral.

- Caldeirada de pescado.

- Puré de patata trufado, y

- Un pack (10ud) de yogur de leche de oveja natural, que se ven en la primera foto...porque después de diez yogures no nos acordamos de hacerles fotos... Unos yogures tipo griego en densidad y con un sabor delicioso, ya sea con un poquito de azúcar o con miel.
Gracias Muy de Miguel.